miércoles, 19 de septiembre de 2012

Décimo capítulo

A continuación iban las pruebas de lucha. Salía gente de músculos de un tamaño monstruoso. Sam no podría rodearles el cuello con las manos. Le pareció espectacular, ya que levantaban pesas de decenas de bancales, y luchaban con sombras hechas por los maestros magos.
Cuando el último participante acabó, empezaron las pruebas de arco. Sam intentó divisar a su padre en las gradas, pero le resultó imposible.
Primero salió una chica con su propio arco de madera flexible, y disparó bastante bien a las dianas, aunque algo peor en las móviles. Luego lanzó una flecha a una distancia considerable.
Más tarde, tras unas actuaciones que no destacaban, salió Tom. Tensó la cuerda un par de veces y cogió una flecha. Apuntó  a una diana y dio en el centro exacto. Disparó un par de veces más a las dianas fijas y se puso con las móviles. Lo hizo algo mal, lanzó cinco veces y falló dos, pero se retiró con dignidad. Sam y Arish aplaudieron más que nadie, aunque no estaban muy seguros de si saldría elegido.
Después de las pruebas de arco, vinieron las de espada, a las que se presentaba más gente. Cuando salío el nº 9,  Sam empezó a bajar de las gradas para prepararse. Arish  le deseó buena suerte y los demás le abrían paso. Bajó al vestuario y se puso una túnica corta roja carmesí con pantalones de lana y un cinturón de cuero al que se colgó la vaina de Letal. Se abrochó los cordones de las botas y se peinó el pelo moreno con sus manos. Se sentó y esperó.
-Sam Leker- oyó por un tubo modificado con magia. Se comprobó una vez más en el espejo y salió al estadio.
El vestuario estaba algo a oscuras, así que al salir la luz le cegó un poco, pero parpadeó un par de veces y se le pasó. Avanzó a grandes zancadas a la mesa de los maestros e hizo una reverencia. Cuando se irguió, pudo ver la cara del maestro que le examinaría.
¿Ada? No podía ser. ¿Qué hacía ella ahí? La muchacha notó su sobresalto y sonrió, y le dijo que podía empezar. Sam, aún sorprendido, se acercó a una sombra que portaba una espada de verdad, desenvainó su espada y se puso en guardia.
Puso la mente en blanco hasta que sólo existieron él y la sombra mágica. Los rugidos del público menguaron hasta convertirse en un murmullo, y la sombra atacó.

8 comentarios:

Nina Marie dijo...

Hola Shoppo, siento no haberte comentado antes, prometo pasarme mas a menudo!
Me encanta la historia, es muy original, aunque en algunas partes me he hecho un lio pero seguro que mas adelante se explicaran mejor.
Por quejarme... ¡Hazlos mas largos! Je, je, je...
Muxus!

Shoppo dijo...

Jajaja
Dime en que partes te has hecho un lio, y te lo intento explicar.
Si, los hare mas largos, es que ultimamente estoy desfallecida con los madrugones y tal u_u
Besos! :3

eduardo ureña dijo...

Hola me encanto tu historia de los juegos dehaymich esta no e tenido el placer de leerla todavia, pero me preguntaba cuntos años tienes...esqe escribes muy bn
Yo tengo unblog qe se llama los 56º juegos del hambre afiliame si puedes y yo te afilio :)

Shoppo dijo...

pues tengo 14 años
vale, ahora te afilio en el blog de haymitch :P

Shoppo dijo...

Em, pásame el enlace porfavor que no lo puedo ver en tu perfil xD

eduardo ureña dijo...

http://56juegosdelhambre.blogspot.com.es/ El enlace
:)

eduardo ureña dijo...

Escribes muy bn para tener 14 años :)

Shoppo dijo...

okey, ahora mismito te afilio!
y muchas gracias :3